jueves, 28 de junio de 2007

Letanía de Aquel que ya no Está

Me da mucho gusto, presentar a Alethia Bogoya Ingeniera Eléctrica; la cual nos va a deleitar con sus maravillosas palabras cada 15 días, los viernes.
___________________________________________________

Estas ahí, de nuevo, con tu voz monótona y seca
Tratando de impresionar, de decir algo que cambie el rumbo de las cosas
No van a cambiar, no has querido entender
…pero lo intentas, de nuevo, como si creyeras que hay algo por rescatar
Como si fuéramos buzos y avistáramos un pescadito de siete colores,
Tú tratando de quitarle el azul, el amarillo, el último de los colores!!!
Ésta lenta agonía debe terminar, en cualquier momento,
Tus palabras retumban, no logro descifrarlas, llegan a mí trajinadas, sin sentido
Al fin te levantas y te despides
Prometes volver, al día siguiente, a la misma hora
Ha sido lo mismo por los años de los años
Mi memoria lo recuerda perfectamente
Déjame descansar en este pedacito de tierra que bien podría ser un pedacito de mar
Déjame respirar este aire de agosto, siempre agosto,
La tarde de las violetas cubiertas de moho
Cubiertas de estupor
Déjame en silencio
Las horas inútiles que aún ha de pasar...

4 comentarios:

Jaime dijo...

Muchas veces necesitamos estar solos, sin que nada ni nadie nos moleste...Creo que a veces se nos olvida esa parte de nosotros, que también necesita alimentarse...La soledad y el silencio, como únicos testigos.

Gracias.

ETOILE dijo...

Felicitaciones Alethia.. !!! muy bonito tu poema, tienes un estilo muy particular de utilizar las palabras; es bastante original y simplemente atrapa a cualquiera que lo lea.. Es refrescante leer tu escrito, seria chévere que siguieras deleitándonos con tu arte, ojala que puedas seguir participando en el blog…

Patricia dijo...

Un poema bastante bonito y particular, aunque es dificil llegar a interpretar lo que verdaderamente dice y siente la autora, a cada uno trae y despierta diversos sentimientos, que le dan aún mas elegancia y transparencia a los escritos.

Felicitaciones....

Camilo dijo...

Tal vez el escepticismo sea uno de los rasgos esenciales de este poema. El inicio y el final, e incluso el título que nos remite a una ausencia, giran entorno a la inutilidad. Y sin embargo, hay esa voz que persevera e intenta convencer. Al principio, tenemos una escena casi cotidiana: “Ahí estás, de nuevo, con tu voz monótona y seca / Tratando de impresionar”. Esta atmósfera se intensifica con la partida: “Al fin te levantas y te despides”. Y luego tenemos una parte más lírica que recuerda el título, una parte en la que se repite la palabra “déjame” y cuya repetición produce justamente el efecto de una letanía. La transición entre estos dos mundos, el mundo cotidiano que se abre a las súplicas del yo, es unos de los encantos de estos versos.