viernes, 8 de junio de 2007

Construya su Propia Empresa

Tomado de Portafolio, el 28 de Abril de 2007.

Se aprende a ser emprendedor, no se nace con el ‘olfato’ para los negocios. Pero solo lo logran quienes tienen pasión.

La virtud de ser emprendedor no es para unos pocos. Es más una actitud. Así que adiós al mito de que los únicos 'echaos palante' en Colombia son los paisas. Probablemente sí sean muchos, pero no nacieron así, lo aprendieron en sus hogares porque crecieron con padres que llegaban a sus casas felices de haber comprado nueva maquinaria para sus empresas o contratado personal nuevo, a diferencia de otros que lo hacían y -aún lo hacen quejándose de un mal día, de sus jefes y de lo que tienen que 'aguantar' por ser empleados.

SE APRENDE

Los mensajes son distintos y luego los valores del emprendimiento se refuerzan o no, en el colegio y la universidad. "La muestra de que es un asunto cultural es que en algunos países, como Estados Unidos, a los niños les enseñan el emprendimiento desde pequeños y las ventajas de ahorrar y de invertir". Así lo afirma el economista Germán Fracica, profesor de la Escuela Internacional de Ciencias Económicas y Administrativas, quien agrega que en países como Colombia, cuando a un estudiante lo ven vendiendo dulces en el colegio, lo primero que hacen es prohibírselo.

Según el experto, hay que ver el emprendimiento ante todo como una opción de vida, una forma de entender el mundo, de comprender que las personas a través del trabajo pueden realizarse y sacar provecho de sus capacidades. "Pero eso implica amar el trabajo y hacerlo con pasión. Se trata más de una serie de actitudes que de conocimiento, aunque este jamás sobra", enfatiza Fracica.

NO ES ASUNTO NUEVO

La tendencia mundial de fomentar las estrategias de emprendimiento al interior de una empresa, en la mayoría de países empezó en los años 80. En Latinoamérica, los pioneros en crear centros que se han impulsado desde políticas nacionales. "En Europa existen en todas las ciudades y cuentan con el apoyo de la Comisión Económica Europea, y en Estados Unidos, a diario se invierten recursos para crear empresas innovadoras que puedan competir en los mercados internacionales", afirma María Eugenia Avendaño, vicepresidente de Competencia Empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá.

El secreto para lograrlo está en no quedarse atrás: los patrones de consumo de las sociedades cambian y no hay que estancarse haciendo lo mismo.

Por eso, para ella, los empresarios nuevos deben aprender a utilizar las herramientas para ponerse en el ritmo que les exige el mercado.

Ahora se habla de empresas tradicionales y modernas. "La industria textil que antes estaba a la vanguardia, hoy es de la vieja economía y lo seguirá siendo si no entra en la onda de la nueva tecnología. Para crecer se necesita de innovación y tecnología, pues para nadie es un secreto que la sociedad paga por el valor agregado. El empresario que no ve esa diferencia recibe una ganancia mínima. En estos tiempos no nos podemos sentir orgullosos de vender recursos naturales porque se necesitan menos bienes y más servicios", dice Avendaño.

A esto Jorge Silva, docente la Universidad Javeriana añade que la creación de una empresa no debe verse como una alternativa para salir del paso, sino como una opción de vida. Solo así, ante los problemas, el emprendedor sabrá levantarse después de cada caída.

Un emprendedor sabe que sus habilidades no son solo para ser empleado, tiene iniciativa y proyecta su futuro". María E. Avendaño

La asesoría es crucial para que funcione

El 85 por ciento de las empresas que se crean se mueren a los dos años, asevera María Eugenia Avendaño, que además trabaja con el programa 'Bogotá emprende' de la Cámara de Comercio. Por eso, el acompañamiento es fundamental. Se necesita asesoría para su operación, recursos, contactos comerciales y una vez el negocio arranca, fomentar el valor agregado. Entonces viene la necesidad de analizar qué hay en el mercado internacional y qué adaptaciones se pueden hacer.

Si quien crea la empresa no sabe vender, pues debe buscar una persona a la que no le asuste hacerlo. "El emprendimiento no es de una sola persona sino de un equipo y 'Quijotes empresariales' puede haber, pero lo mejor es buscar compañía para las cosas que no se dominan", asevera el economista industrial Francisco Zúñiga, docente de la Universidad de la Sabana.

Y es que no necesariamente las grandes empresas son las que generan mayor ocupación, una pequeña también brinda espacios y contribuye a la disminución del desempleo.

Hoy en día hay gente que es exitosa en negocios grandes y pequeños con menor propensión al fracaso. Todo porque arrancan un negocio programado y organizado. No basta con tener dinero o capacitarse en distintos cursos, se necesita apoyo y soporte, más que buenas intenciones. "El dinero se pierde porque no hay previsión oportuna para ayudar a estructurar los negocios. Eso no quiere decir que solo se necesite un buen plan. Por lo general los que empiezan saben cómo trabajar sus productos pero lo que no se saben es vender, poner sus productos en el mercado. Por otra parte, se requiere tener claros los aspectos legales y por eso se recomienda una consultoría con un abogado y un contador.

LA LEY

PARA TODOS. Tanto progreso le traen los emprendedores al país que en enero del año pasado, el Congreso colombiano aprobó la Ley 1014 o del Emprendimiento. A través de ella se estableció que la educación "debe incorporar en su formación teórica y práctica, lo más avanzado de la ciencia y de la técnica, para que el estudiante esté en capacidad de crear su propia empresa, adaptarse a las nuevas tecnologías y al avance de la ciencia, de igual manera debe actuar como emprendedor desde su puesto de trabajo". Aclara algunos términos:

*Emprendedor: Es una persona con capacidad de innovar; entendida esta como la capacidad de generar bienes y servicios de una forma creativa, metódica, ética, responsable y efectiva

Emprendimiento: Una manera de pensar y actuar orientada hacia la creación de riqueza.

*Plan de negocios: un documento escrito que define los objetivos de un negocio y describe los métodos que van a emplearse.

3 comentarios:

ETOILE dijo...

Realmente si influye muchísimo el ambiente en el que se ha crecido.
La familia, los amigos, y la sociedad en general se encargan de moldear las personalidades, hasta que se adapten.. y tengan las mismas características..
Seria buenísimo que todos tuviéramos ese espíritu y esas ganas de emprender..
Desafortunadamente no todos tenemos la misma suerte, ni las mismas oportunidades..

Estella dijo...

Jaime,me parece muy interesante tú artículo porque pienso que con la situación tan crítica que estamos viviendo,hay un 90% de personas que toman,el crear empresa como el escampadero para salir de la crisis,y se estreyan formando uno más de los decepcionados de éste país.Resalto,muy especialmente la parte de que el líder no puede hacer todo,y es muy importante que detecte las fortalezas de cada uno de los integrantes de su equipo.alguien dijo"ZAPATERO A TUS ZAPATOS" felicitaciones

Jaime dijo...

Es bueno saber que aunque no es como debería ser, si se esta apoyando el emprendimiento, y se esta haciendo algo por ello...Creo que si esto se explota sobre todo en la juventud, en los colegios, escuelas, y universidades de una forma juiciosa, y con ayuda tanto de la empresa privada como del gobierno, necesariamente se van a ver los resultados de un mejor país, en muchos sentidos.

Gracias.